El ojo vago o ambliopía es una alteración visual que se produce cuando, sin existir ninguna alteración en la estructura del ojo, se produce una disminución de la agudeza visual. En algunas ocasiones obedece a la anisometropía, cuando uno de los ojos sufre una pérdida de visión importante; otras, por el contrario, su origen está en el denominado estrabismo, que es un problema de desviación de uno o ambos ojos.

Sin embargo, en ninguno de los casos suele ser fácil de detectar. El ojo vago tiene la facultad de desarrollarse en los pacientes de manera silenciosa y sin que éstos perciban el efecto generado, especialmente los niños pequeños, a quienes casi siempre les cuesta manifestar los síntomas al no tener conciencia de lo que son.

Esto no quiere decir que estemos ante una anomalía que no se pueda identificar en sus fases primarias. Todo lo contrario, hacerlo no es tan complicado como parece. En este post te contamos algunos consejos para ello.

Ojo vago: dos principales causas de desarrollo

El ojo vago es una enfermedad que afecta a un 4% de la población en el mundo y que, por desgracia, no puede tratarse con los habituales métodos como el uso de lentillas o de gafas. Las medidas que se tomen al respecto tienen que ser otras.

Técnicamente, se define como una disminución de la agudeza visual sin que la persona presente ningún signo físico que la justifique. De ahí la dificultad para su detección.

Hablando de detección y diagnóstico, como decíamos al inicio del post el ojo vago tiene básicamente dos elementos que lo generan. Veamos:

a) Estrabismo:

De este defecto hemos hablado en otras oportunidades. Se produce cuando el cerebro, órgano fundamental en el proceso visual —se ocupa, entre otras cosas, de interpretar las imágenes reflejadas en la retina y convertidas en impulsos nerviosos—, anula la información proporcionada durante el proceso visual por el ojo desviado y de esta manera evita una visión doble de la realidad. Es decir, la función del ojo no es igual que la del ojo que transmite la imagen de forma correcta y, progresivamente, el paciente acaba por no utilizarlo.

b) Anisometropía:

Es una anomalía caracterizada por diferencias significativas de graduación entre los dos ojos. En los pacientes que se presenta, el ojo con menor graduación es el que trabaja más, mientras que el de mayor graduación no se desarrolla de forma plena y acaba por generar una ambliopía por desuso.

¿Podemos identificar el ojo vago por nuestra cuenta?

La detección del ojo vago no puede hacerse de forma definitiva  a simple vista, por eso  debe ser un especialista quien determine si se trata de esta anomalía o si la causa de dicha alteración es otra. Vamos, que el diagnóstico de tu médico es crucial en estos casos.

Esto no quiere decir que no puedas tener una ligera idea de que esta enfermedad ha comenzado a desarrollarse. Los síntomas más frecuentes en este sentido son:

  • Torcer o desviar uno de los dos ojos, aunque sea de manera imperceptible. Es quizá el síntoma más revelador de que podrías presentar un cuadro de ojo vago. Sin embargo, debes estar muy atento a ello, pues es posible que la desviación sea tan ligera que ni tú ni otros puedan percibirla y asociarla a esta anomalía. Por supuesto, si la desviación es demasiado evidente quedarán pocas dudas de que estás ante un problema asociado a la desviación y el desalineación del ojo.
  • Acercarse demasiado al libro, papel o pantalla. No siempre es un indicador de que sufres del ojo vago, pero en muchos casos sí que se ha identificado como una de las evidencias en las primeras fases de la enfermedad.
  • Cerrar o entornar los ojos en exceso, especialmente cuando tienes delante de ti una imagen a distancia media o larga distancia. Sin embargo, también en este caso debes descartar antes la aparición de otras anomalías, como por ejemplo una alergia, excesiva sensibilidad a la luz del ambiente o un problema refractivo como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.
  • Frotarse los ojos con demasiada frecuencia, algo que suelen realizar los niños ante cualquier molestia. En este caso, el indicador sólo será un síntoma si va acompañado de la desviación propia del estrabismo o la ampliopía.
  • Torcer o inclinar la cabeza cuando estés realizando tareas que supongan cierto esfuerzo visual, otro de los gestos más habituales cuando un paciente presenta problemas de visión. Nuevamente, en este caso el síntoma puede tener otras fuentes y derivar en otros defectos, pero nunca está de más tenerlo en cuenta.
  • Ojos demasiado llorosos o enrojecidos, aunque éste es un indicio de que podrías tener otras enfermedades; es decir, es una reacción natural de los ojos ante la aparición de eventuales complicaciones, incluida el ojo vago.
  • Dolores fuertes y constantes de cabeza, los cuales no debes confundir con las denominadas migrañas ocularescon cordones botines Marsèll Marsèll botines Y6qt1P que, en sus casos más extremos, pueden ser el origen de una ceguera parcial o permanente. También conviene que hagas la oportuna distinción entre los dolores de cabeza derivados del ojo vago de otros cuyas causas pueden ser el estrés, la tensión o la falta de horas de descanso.

Cabe añadir, finalmente, que otras señales de que podrías sufrir de un cuadro de ojo vago son la reducción de la agudeza visual —que se manifestará de manera gradual—, así como la poca percepción de profundidad del campo visual, la poca capacidad para el enfoque de los objetos, la dificultad para ver dichos objetos en tres dimensiones y para la detección de su movimiento y, por último, poca sensibilidad al contraste y al color.

Dsquared2 New Dsquared2 zapatillas zapatillas zapatillas Dsquared2 Runner New Runner ¿Existe el tratamiento para el ojo vago?

Los especialistas señalan que el principal tratamiento para el ojo vago es reeducar la conexión que existe entre el ojo y el cerebro con el uso de parches, gafas lacadas o colirios.

 

R1 Adidas NMD tenis Adidas Adidas R1 tenis Primeknit Primeknit NMD vq6WgwHt